La ingeniería inversa se basa en algo tan sencillo que parece un juego de niños: desmontar algo y volverlo a montar para ver cómo funciona. Pero, ¿es esta técnica válida para cualquier tipo de objeto o software? ¿Es posible emplearla en la construcción? A continuación, explicamos el funcionamiento y las aplicaciones de esta nueva forma de ingeniería.


¿Qué es la ingeniería inversa?

La ingeniería inversa es un proceso mediante el cual se observa cómo está construido y cómo funciona un objeto, proceso, programa o sistema con la intención de mejorarlo o duplicarlo. La observación se puede basar en aspectos muy diversos, como averiguar cuáles son sus componentes, cómo estos interactúan entre sí o cómo se fabricó el producto.

 

La ingeniería inversa de hardware o de producto

 

Este tipo de ingeniería inversa se ocupa de todos los objetos físicos tales como componentes electrónicos,  máquinas, dispositivos, etc. Muchas veces este proceso es iterativo y es necesario llevar a cabo varias modificaciones del diseño original. Como se puede ver, este tipo de ingeniería puede ser una buena herramienta para averiguar las dimensiones de objetos hechos manualmente o de formas libres.

 

Así, sus aplicaciones son:

Creación de nuevos modelos a partir de los existentes que han quedado obsoletos.
Producción en serie de un producto cuando no se tienen datos del modelo.
Reconstrucción y modelado de superficies complejas.
Modelado CAD en 3D.
Comparaciones con el mercado (benchmarking).
Reproducción de dispositivos o herramientas afectados por el desgaste.


Aplicaciones de la ingeniería inversa

Aunque en su origen, durante la Segunda Guerra Mundial, la ingeniería inversa se aplicó en tecnología armamentística, observando las máquinas o el hardware del enemigo para crear otros más potentes, en la actualidad se utiliza para fines más variados, tanto en la creación de software como de hardware.

También puede servir para averiguar si se infringe alguna patente, desarrollar programas compatibles con otros ya existentes o comprobar que un programa informático no tiene brechas de seguridad. Entre otros muchos usos.


La ingeniería inversa en la construcción

Además de para crear software y hardware, la ingeniería inversa también se puede utilizar en construcción, para la reproducción de imágenes en 3D de piezas ya fabricadas cuando no se cuenta con un plano.

Esto tiene importantes usos para la construcción, ya que permite:

 

Optimizar los procesos de fabricación en recuperación de superficies.
Separar los datos obtenidos por escaneado en 3D.
Modificar los diseños existentes para mejorarlos.
Preparar el modelado 3D para la simulación digital.
Facilitar la construcción virtual.
La inspección de estructuras y la determinación de patologías en las mismas, permitiendo llevar a cabo un seguimiento real de su comportamiento estructural.
Para poder mantener las plantas industriales y viviendas, conociendo el comportamiento de los materiales constructivos por el desgaste mecánico, daños localizados, las patologías estructurales o las agresiones químicas.
Para modificar detalles geométricos de las estructuras constructivas, crear archivos CAD o BIM que sirvan de partida para nuevos desarrollos de desarrollo o industrialización, llevar a cabo un estudio en 3D o simplemente para crear una estructura similar a la anterior.

 

La ingeniería inversa puede tener multitud de usos y aplicaciones, pero como se puede observar, su utilización en la construcción y arquitectura supone un gran avance en este sector.

La entrada Ingeniería inversa: concepto y aplicaciones se publicó primero en Ingenieros Asesores.


LA EMPRESA INGENIEROS ASESORES DE CONSTRUCCIÓN, S.L. HA DESARROLLADO EL PROYECTO: ADQUISICIÓN ESCANER 3D

CON EL APOYO DEL INSTITUTO DE DESARROLLO ECONÓMICO (IDEPA) Y EL FONDO EUROPEO DE DESARROLLO REGIONAL (FEDER) MEDIANTE SUBVENCIÓN DENTRO DEL PROGRAMA: “SUBVENCIONES A PROYECTOS DE INVERSIÓN EMPRESARIAL EN EL ÁMBITO DEL PRINCIPADO DE ASTURIAS”

NÚMERO DE EXPEDIENTE IDE/2021/000034

Descripción del Proyecto:

Se trata de un tipo de proyecto de transformación ya que supone una modificación del proceso productivo para la realización de proyectos de ingeniería inversa. Para ello, se introducen herramientas digitales que optimizan el proceso y se procede a la adquisición de un escáner 3D y un software que permite tratar la información recogida por el escáner. Con ello se reducen los tiempos de recopilación de información, se mejora el producto final entregado al cliente y se fomenta la economía circular gracias a la ingeniería inversa que aprovecha las estructuras existentes.

La entrada Optimización del proceso productivo a través de un escáner 3D se publicó primero en Ingenieros Asesores.


El acero estructural se ha convertido en un material fundamental para el normal desarrollo de la industria y la construcción. También forma parte del compuesto más empleado en la construcción a nivel global: el hormigón armado. En este conjunto se utilizan barras de acero corrugado para conformar la armadura que proporciona al hormigón, entre otras cosas, mayor resistencia en esfuerzos de tracción.

Definición de acero estructural

Si tuviéramos que dar una definición del acero estructural esta sería la siguiente: se trata de un compuesto formado de hierro en su mayor parte, en combinación con otras sustancias en menor porcentaje.

La mezcla más usada en la construcción es la de hierro-carbono, consiguiendo un acero que conserva las características metálicas del hierro y mejora sus propiedades físico-químicas.

Por ello el uso del acero se ha vuelto intensivo en estructuras compuestas por elementos lineales, siendo los más comunes los siguientes:

Vigas: formadas por perfiles en “T” o “I” que optimizan la capacidad de sus alas.
Tirantes: se emplean como perfiles laminados o cables rígidos o flexibles.
Soportes: se constituyen de perfiles laminados, perfiles tubulares o palastros.
Formas triangulares: permiten mejorar el rendimiento a la vez que se aligera el conjunto. Se componen de una combinación de perfiles laminados, barras y cables.

Los puntos débiles del acero estructural

El proceso de fabricación del acero para la construcción se ha ido perfeccionando a lo largo del tiempo de manera que hoy en día puede elegirse el acero más adecuado para cada tipo de necesidad en función de sus propiedades mecánicas y alta resistencia frente a determinados agentes externos.

Sin embargo, todos los materiales de la construcción de estructuras están expuestos a desarrollar diversas patologías que pueden reducir su durabilidad, y tanto el acero como el resto de estructuras metálicas no son una excepción.

Debido a la participación de diferentes elementos en la composición de cada tipo de acero debe realizarse un estudio pormenorizado de las patologías que puede sufrir. Sin embargo, de manera general, pueden resumirse en dos tipos: corrosión y deformaciones.

Corrosión de las estructuras de acero

Los procesos de corrosión pueden originarse por diversos agentes que aprovechan la falta de protección del metal para iniciar el desgaste. En el caso de las armaduras de acero embebidas en el hormigón armado la corrosión suele estar causada por el proceso de carbonatación que experimenta la pasta de hormigón.

Deformación del acero estructural

En el caso de las deformaciones, estas están causadas por impactos externos, pandeos, flechas, holguras en uniones, fatiga, sobrecargas… Pueden deberse a situaciones accidentales o a errores en el diseño del proyecto.

En cualquier caso la batalla contra las patologías de la construcción debe sustentarse en dos elementos fundamentalmente: la prevención y el mantenimiento. De ahí la importancia de contar con un programa de inspecciones periódicas de estructuras metálicas que aumenten la durabilidad de las estructuras y garanticen la seguridad de las personas expuestas a ellas.

Si aún no cuenta con un programa de inspección y mantenimiento personalizado en Ingenieros Asesores estaremos encantados de ayudarle. No dude en ponerse en contacto con nosotros.

La entrada Definición de acero estructural y patologías más comunes se publicó primero en Ingenieros Asesores.